martes, 3 de agosto de 2010

APUNTES MEDIÁTICOS

“Todo lo que se diga es responsabilidad de conductor, panelista o invitado”, suele decirse en algunos programas (de radio o de televisión). Es decir, la cosa es tener medios y no asumir la responsabilidad que de ello se desprende. ¿Fácil, no?.

Si un programa empieza a las 5 de la tarde y termina una hora más tarde, ¿pueden destinarse 12 minutos a la presentación?. ¡Por favor!... y mucho menos cuando uno de los “conductores” tiene que convencerse a si mismo de “cómo se llama”, reiterando de quien se trata. Alguna razón tiene: le debe parecer mentira que le abran micrófono cada día. La nueva ley de medios encamina algunas cosas, pero no todas: ya se ha dicho que “lo que Salamanca no da…”.

Elio Rossi es tan conocido por su despiadada crítica a Diego Maradona como por la exhibición, desde siempre, de sus “tiradores”, antiguo accesorio de vestuario que muestra como sello distintivo. ¿Aceptaría el hombre de C5N tantas objeciones sobre su persona como las destila, cotidianamente, contra el ex técnico de la Selección Nacional de fútbol?.

¿Final, final, futbolero para Maradona?. ¡No, qué va!. Si el “Diego”, donde fuere, dejara de tener un lugar (no importa cuál, a esta altura), ¿de qué vivirían quienes han hecho todo un show y fundamentalmente un “negocio”, siempre redituable, con el “10”?. Habrá Maradona para rato, sin duda.

La ley de medios obliga, hasta lo puede saberse, entre otras cosas, a difundir quienes son los propietarios (¿así se los puede denominar?) de una empresa que tiene, por caso, una licencia de radio. Dicen, los entendidos, que ha habido alguna que otra sorpresa, al difundirse (por tres veces en cada jornada) quienes son licenciatarios (¿así se dice?) de algunos medios. “No están todos los que son ni son todos los que están” expresó, gráficamente, un observador. ¿Se dice toda la verdad?.

No éramos sólo nosotros (si así fuere no nos preocuparía demasiado, de todas maneras) quienes “descubríamos” falencias que andan sueltas, por allí, en algunas emisiones de radio. Sea por algún comentario de este blog o fuere porque algunos recién se dieron cuenta, hemos observado que hay opinión generalizada respecto de ciertas falencias radiales. Siempre hay tiempo para cambiar… y mejorar que, no dudamos, debe ser el objetivo de todos quienes “se le animan a un micrófono”. Claro que no estaría mal que la experiencia la hagan en algún “laboratorio radial” (un estudio, mejor expresado) en el lugar donde siguen la carrera periodística. ¿Sí?.

¡Oh, sorpresa!, aunque no tanta. Aumento el precio de tapa del matutino, que se fue a 6 pesos los domingos; y a 3 pesos los otros días de la semana, supuestamente de lunes a sábado. Pero no: este martes (3), quienes fueron al kiosco, para buscar el ejemplar, se encontraron con una novedad: había que abonar 25 centavos más. ¿Qué; cómo; por qué?, preguntamos. Parece ser que un fascículo, no opcional además, genera ese recargo. Y nadie dice nada.

Algo más, ya que estamos: el domingo (1), por los 112 años del diario, hubo adhesiones (casi siempre son las mismas, salvo excepciones), que se repiten, además, en cuanta ocasión aparece alguna “edición especial” o en algunos suplementos distribuidos estratégicamente en el año calendario: el turístico y el de producción, por caso. Cada uno es dueño de participar donde le plazca, ¿sí?.

No entendemos, en cambio, eso del diario del “sur argentino”. Y no es de ahora que tenemos curiosidad por saber si esa “amplitud geográfica” es aquella que va desde Coronel Dorrego hasta Stroeder o Villalonga. ¿No sería mejor “dimensionar” la cosa ciñéndola a algo así como “sur bonaerense”?. Porque Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, que son efectivamente “sur argentino”, tienen (hasta lo que sabemos nosotros) sus propios medios gráficos, de no poca trascendencia. ¿Entonces?.

No hay comentarios: