sábado, 17 de julio de 2010

NO ES LO QUE PARECE

Hay cosas que, por mucho que uno le de vueltas, no alcanzan a entenderse. No tenemos dudas, al menos aquellas “muy finitas”, como se definen ahora, sobre que Continental, quiérase o no, es una de las mejores radios del momento.

Hablamos, claro está, de la emisión que llega desde Buenos Aires: inobjetable podría ser el término justo. Salvo que, y ahí entran a tallar los “pero”, que de puro molesto, uno se ponga a buscarle a la cosa algunos detalles.

Entonces, todo no aparece tan diáfano; tan pulcramente “aceitado”. Y ahí saltan los “lunares”, que los hay. ¡ Vaya si están!.

Toda una trayectoria avala a Magdalena Ruiz Guiñazú, sin duda. Pero condicionada por todo aquel marketing que es moneda corriente hoy en día en todos los medios, pierde calidad. Ya no aparece allá arriba, en el podio, porque tanto puede estar sujeta a preanunciar donde se completan cupones para el sorteo de un buen premio (como lo fue tiempo atrás un 0 kilómetro), como a alguna otra promoción de circunstancias, porque la radio (el medio en que trabaja periodísticamente) está en eso… y el “cúmplase” no hace distintos.

Que en ciertas y repetidas ocasiones Víctor Hugo (¡Morales!, obvio, ¿o en quién está pensando usted mientras lee?) se vea obligado a “matear con ‘Piporé’”, hasta que la yerba y la mateada aparezcan más que lavadas, es sólo otra obligación marketinera. Pero…

Sin embargo, no es ese el tema de fondo. También Fernando Bravo, un verdadero “hallazgo” para nosotros, por su solvencia, que ha dejado atrás intervenciones menos sólidas (aunque quizás más rentables, paradójicamente) de otros tiempos, está obligado a algunas concesiones de esa naturaleza. Aparece, aún así, menos condicionado… y para su mejor calificación, le acompaña Alfredo Leuco, que luce con sus comentarios (y así lo ponen de manifiesto las adhesiones que recibe por correo electrónico, sms o los contestadores telefónicos).

¿A qué queremos referirnos?. Por un lado, al casi incomprensible “giro” de Morales, situándose en aquel lugar que (o mucho nos equivocamos y eso sería lo deseable; o estamos “al horno”) lo asocia, quizás demasiado, a los vaivenes gubernamentales que parecen digitarlo todo, no importa que esté vigente o no, la nueva ley de medios.

La indecible promoción de Estela de Carlotto y sus movimientos, por un lado; y la increíble defensa (es eso, no es otra cosa) que ha hecho, en los últimos días, aplaudiendo la ley de matrimonio gay. Y que no venga, ahora, a decir que lo único que hace (su producción es óptima) es, simplemente, estar con la actualidad. No es eso; es un vuelco, lamentable, a la ola kirchnerista que todo lo abarca.

Más en lo lugareño, si se quiere, pero también a propósito de Continental. Este sábado (17), sobre la hora 10, escuchamos el “informa” clásico. Y avanzaron, después, con la apertura de “Conectados” de Guillermo Stronatti, con todos los detalles. Ráfaga y ¡oh sorpresa!, lo que siguió fue el inicio de “Sala de prensa” (edición sabatina). ¿Por qué y para qué?). Es una de las cosas que no alcanza uno a entender. Como lo de Magdalena, que está de lunes a viernes, muy temprano; y que no conforme con eso, va los sábados, un día que es para otra cosa.

Esto del programa que antes iba por los 1080 AM, salvando las distancias, obvio, con lo de Ruiz Guiñazú, está todas las tardes, de lunes a viernes, de 17 a 18; e intenta repetir los sábados, de 10 a 12. ¿Para qué?, no sólo no lo tenemos en claro nosotros, desde afuera; ellos, parece, tampoco, desde adentro. Porque quieren ofrecer algo distinto a lo de la tarde; y sólo repiten lo que ya dijeron durante el resto de la semana.

Esta vez, introdujo el programa Melisa Matrichuk, si se quiere algo de lo más rescatable; pero le dio pie a Guillermo Fidalgo, “el que más sabe”, según lo presentan (habló de las lluvias que se vienen pero que no alcanzarían a paliar el déficit del dique, por el derroche que sigue) pero que en la práctica suele meterse en un “laberinto” en el que no encuentra la salida. Para completarla, dieron la entrada a Joaquín Baridón y éste saludo con un terminante “¡buenas tardes!”, signo inequívoco sobre que ni siquiera ellos alcanzan a digerir como están, con lo mismo, de tarde (5 días) y de mañana (al final de la semana).

Lo que siguió, más de lo mismo. Y ¡cuidado! que no negamos la importancia que tiene el tema de la contaminación; el cuidado del medio ambiente, pero estar siempre con lo mismo “no cierra”. Y seguirla, el sábado, con la psicosis (aún bien justificada) del mal servicio público de transporte de pasajeros, harta ya a todo el vecindario, aún todos aquellos, los más, que demasiado tiene con el cotidiano sufrimiento del incumplimiento de los horarios; las pésimas unidades de algunas líneas; y la amenaza constante de un previsible aumento de las tarifas.

Optamos por lo más razonable. Marcar el “off” en el sistema de la radio; y a disfrutar, estando en la calle, del sol sabatino que por suerte acompañó la mañana. Colofón para este apartado: por suerte, está Bravo (con Leuco); y, lo comentamos semana a semana, antes de “Competencia” (ahí se luce el equipo deportivo de Víctor Hugo), podemos escuchar a Carlos y Cristina, haciendo “Del dicho… al hecho”.

Para que no todo sea en contra. Por C5N, este mismo sábado (entre las 5 y las 6 de la tarde), vimos y escuchamos “Mundo Casella”. Beto no nos gusta, en otras participaciones, pero, nobleza obliga, preguntó con tino, en esa hora. Al punto de hacernos disfrutar de todo lo que dijeron –irreprochables desde todo punto de vista- Angel Cappa y Claudio Borghi, técnicos, nada menos, que de River Plate y Boca Juniors.

Los dos entrevistados, a los que Casella dejó hablar (no como los conductores que “se preguntan y se responden” a sí mismos), se expresaron de tal forma como para aplaudir, en síntesis, ese buen programa. La tienen clara, con muy distinta manera de decir, pero con una seguridad tal que “convencen hasta a las piedras”, aunque para nada sea esa la intención. Hablan, casi sin cuidado podría definirse, con tal naturalidad que no hay otra para pensar: están traduciendo lo que piensan y, en la práctica (como técnicos) hacen lo que piensan. Los resultados son otra cosa… o los imponderables de un juego maravilloso como es el fútbol.

Para el cierre, escuchamos brevemente al “maestro” de la radio lugareña: Néstor Matoso. De la mano de su libretista, que no es otro que Atilio Zanotta, explicó, qué es el cuco. Y si de chicos nos asustaban con él, como bien lo dijo, la definición como “fantasma que da miedo”, no hizo sino que provocar una sonrisa. Como bien merece un sábado. Para lo otro, las pálidas, están los otros cinco días de la semana. ¿Y el domingo?: para prepararse para la que empieza, con la radio encendida o puesta en off, por las bolufrases que abundan.

3 comentarios:

Federico dijo...

Me parece desafortunadas las definiciones con respecto a Sala De Prensa. Si la radio ofrece otro programa de síntesis de la semana (el de Magdalena)a la misma hora, prefiero un programa resumen sobre la actualidad local. Por otra parte, no todo es cierto lo de la repeticion de lo que el programa ofrecio anteriormente, hoy entrevitaron al delegado de Villa Rosas...el planteo de Fidalgo fue claro: ante una incesante demanda de agua potable y un régimen de lluvias normal que no llega a reponer la escasez que existe en el Dique el problema del agua continuará...es una cuestion de desequilibrio entre la oferta y la demanda...con respecto a la equivocación de Joaquin Baridon no es para tanto (errar es de humano)...me parece que hay errores mucho peores y de mal gusto en los medios de comunicación...todo es perfectible incluoso el programa "Del dicho al hecho.." que fervorosamente elogia teniendo en cuenta, a mi juicio, que se trata de una propuesta standard y que existen otros de calidad igual o superior....es muy respetable su gusto por ese envio pero creo que desde su espacio podria hacer mencion de otros programas para que puedan conocerse y evaluarse. Saludos Cordiales. Federico Sanchez

REVISTA DE CAFÉ dijo...

Me parece atinado el comentario, Federico, en tanto y en cuanto este blog, precisamente, permite opinar, cuando se lo hace con respeto. Me permito, aún así, disentir en cuanto al contenido del programa. Lo particular (como entrevistar al delegado de Villa Rosas), no parece ser la regla general. Escuché la reiteración de temas ya abordados en la semana; y la especial insistencia (son cuestiones opinables y cada quien tiene derecho en elegir de qué habla) en cuestiones ambientales y los problemas cotidianos (transporte público; falta de agua; y cosas afines) es lo que motiva las reflexiones del blog. Coincido en aquello de "errar es humano"; cuando eso se repite, es, casi casi, falta de respeto por la audiencia. Que determinados panelistas son "los que saben" es algo rayano casi en la soberbia (he escuchado que repiten eso con frecuencia). Me llama la atención, y tengo derecho a no coincidir, eso de "standard", respecto de la propuesta de "Del dicho... al hecho", y como mayor abundamiento, no soporto que se intente decirme qué debo opinar y cómo. Me huele a un exceso democrático que se parece bastante a autoritarismo. No pretendo que los demás piensen como el editor del blog; no admito, de ninguna manera, que procuren cambiar mi manera de ver las cosas. Aún así, un gusto haber recibido el comentario.

mariel dijo...

Estimado LUIS: Leí su comentario y me detuve en su apreciación acerca de la "increíble defensa del matrimonio gay" que hizo Víctor Hugo Morales. No lo escuché al conductor, pero por qué "increíble"?. Ayer en mi programa entrevisté a la representante local del I.N.A.D.I. en la ciudad, PATRICIA FERNÁNDEZ. Creo que acá de lo que se habla es de PERSONAS con identidad sexual diferente. Esta ley garantizará que el patrimonio logrado en común por dos hombres o dos mujeres que viven en pareja hace tiempo, no sea arrebatado por una familia (léase padres que han repudido a sus hijos, tíos y sobrinos codiciosos, parientes - en fin - con derecho sucesorio y que le han vuelto la espalda al "diferente") se tornen de pronto en aves de rapiña despojando al o a la compañera del que se fue, de lo que le corresponde por haberlo asistido incluso en enfermedad.
No nos tornemos por obra y desgracia de una iglesia que semeja la Inquisición, en severos jueces de quienes eligen parejas que nosotros no miraríamos para compartir una alcoba, o la vida.
Cordiales saludos. Mariel Estrada.