domingo, 25 de julio de 2010

RELACIONES HUMANAS

Conductor (Rolando Hanglin) e invitado (Guillermo Vilas) para un programa de lujo.


Siempre hay cosas para ver… y también para disfrutar. Y no es necesario para eso mucho más que una mesa; un entrevistador que pregunte lo necesario; y un invitado, sí, al que se deja hablar.

Lo vimos este domingo (25), en C5N, en el programa “Relaciones humanas”, conducido por Rolando Hanglin.

¿Bueno?. ¡No!, es muy poco decir: ¡re-bueno! y un poco más. Pero está claro que además del “preguntador”, con interrogatorio muy simple, llevadero, para nada rebuscado, se le sumó un invitado de lujo, que está muy lejos de su época de oro como deportista excepcional, que hizo al tenis lo mismo que Las Leonas han hecho para el hóckey.

¿Hace falta, acaso, decir que fue Guillermo Vilas?. Próximo a los 58 años, que cumplirá el 17 de agosto venidero, es un referente no ya del deporte que impulsó por aquí más que ningún otro en toda la historia, sino de la vida en su conjunto.

Viajero por décadas, en su época de esplendor y largamente después de esa etapa de gloria, tiene todos los puntos de vista propios del que ha sabido “aprovechar”, en el buen sentido, las oportunidades que le confirió (y sigue brindándole) su fama, pero también su conducta.

De excelencia, por cierto, el diálogo llevado adelante. Porque, por si hiciera falta expresarlo, Hanglin pregunta poco y muy bien. ¿Y pensar que hay algunos que insisten en pretender que nos ocupemos más de las producciones locales que de aquellas que nos llegan, tanto en radio como en televisión, desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires?. ¡Por favor!.

No hay comentarios: