martes, 5 de octubre de 2010

50 AÑOS DESPUÉS




Hoy es 2 de octubre del 2010. Estamos en el mediodía de la isla Margarita. Como todos los días, hay sol, no soplan vientos y la temperatura ronda los 30 grados.

Casualmente se juntan dos fuertes elementos para alimentar la nostalgia a grados muy elevados: suena Nat King Cole en castellano (¿se acuerdan que lo poníamos en los bailes de 5to. C en La Central?) y al mismo tiempo me conecto con este bello blog.

Veo aquella foto que ya no tenía en mi poder. La del dia de graduación. Y lógicamente me quiebro. Dejo que las lágrimas me lleven a escribir estas líneas. Es como ver el punto de partida. Los sueños y las ilusiones (seguramente las que se concretaron y las no pudieron ser).

Lo que pudimos construir en medio siglo de lucha.

Suena terriblemente grande ese tiempo pero es la realidad hermosa que hoy tenemos.

Veo a queridas compañeras, que luego fueron grandes mujeres, excelentes profesionales. Estaba escrito.

Haydeé Marini, Julia Pelucca, Chichita Lanciotti, Graciela Poncetta, Mirta Planterose, Yoli Rubio, Mora Yacomella y Cecilia Ockier y las imágenes surgen en colores aunque la foto sea blanco y negro.

Algunas fueron maestras de mis hijos. Qué orgullo.

En la otra a mi amiga y mejor compañera de banco Susana Martinich de la que nunca tuve noticias. Y a mi eterna y valorada polemista Graciela (después su padre, Andrés F. fue uno de mis guías en mi carrera de periodista).

Recorro las imágenes. Las caras. Los guardapolvos. Y me pregunto: ¿cómo se hace para decirles a nuestros hijos y nietos lo bello e inocentes que eran aquellos tiempos?.
¿Cómo se hace para comentarle la relación fraterna y pura que teníamos entre todos nosotros?.

Ignoro, no recuerdo, porqué me asignaron tan fantástica misión. Espero no haberlas decepcionado.

Me alegra infinitamente que hoy, 50 años después, sigamos siendo un grupo de muchachas y muchachos con ganas de vivir.

Con deseos renovados de ser útiles y, por sobre todas las cosas, honrar la amistad. Que es una fenomenal manera de honrar la vida digna. Bien de frente y sin trampas.

De decir MIL GRACIAS QUERIDA ESCUELA NORMAL.

Fuiste faro incandescente, siempre bien prendido para orientarnos en las horas difíciles.

Pasaron 50 años. No son nada para contenidos de vida juvenil tan maravillosos.

Para todas y Aníbal, sólo 6 palabras: los quiero mucho. Nunca los olvidé.

Bocha Pettineroli

FOTO

Dimas Julio Pettinerolli hablando (¿cuándo no?) en el acto de egreso de su promoción, 50 años años.

Nota del editor

Lo escuchamos este lunes (4), en la voz de Carlos Guardiola, durante la emisión de "Del dicho... al hecho". No podíamos sino pedirle a la producción, a los amigos, que nos enviaran el texto. No hace falta agregarle nada. Está todo dicho.

No hay comentarios: