lunes, 12 de abril de 2010

SEGUIMOS NUESTRO RUMBO: CAMBIAMOS LA MECÁNICA

Los blogs de la “revista de café” y la posibilidad de que los “visitantes” se expresen.

No es fácil explicar ciertas costumbres que uno ha deseado no tener que cambiar.
Pero está visto que no siempre las cosas se dan como se espera.
Por caso permitir que, indiscriminadamente, otros utilicen espacios nuestros, si así puede decirse, para indicarnos qué debemos hacer.

Editamos un blog eje, el de “revista de café”; y otros que son una especie de “complemento” del central, y que responden a las secciones de nuestra revista gráfica, LA TRASTIENDA DE BAHÍA.

Uno es deportivo; otro está dedicado a la actualidad de Villarino; lo hay el que sigue temas de Coronel Pringles; y otro, orientado a la divulgación de acciones legislativas.
Hace pocos días, para noticias de interés general, hemos sumado el “reportero”.
Dejamos expresamente la mención última para el blog relativo a los medios.

Buenamente, porque todo es perfectible, sí, pero no siempre se logran los mejores objetivos o propósitos, hemos intentado reflejar aspectos de los medios locales y los que no lo son, con la limitación propia de quien rastrea, periódicamente, en radios, diarios, revistas, sitios digitales y televisión (abierta o de cable), como así, incluso, en actividades afines.

No es fácil, cabría decir en cambio que es imposible, ver, escuchar y leer al mismo tiempo: si se sintoniza una radio, podría estar leyéndose el diario; y hasta, si se quiere, ver algo en la pantalla. Pero difícil que pueda hacerse todo a la vez e, incluso, pegar un vistazo a la red de la web.

Sin embargo, ha habido quienes, se han molestado porque se comenta una producción (radial y televisiva) y no otras. Hasta podría suponerse que algo de razón hay en esa actitud. Claro que lo bueno hubiera sido que, habiendo un teléfono para eventuales contactos, no lo hayan expresado a través de esa vía de comunicación, apuntando incluso algún dato sobre espacios “postergados” a la hora de cierto zapping.

Hubo también quien, función del sector dedicado a comentarios de los “visitantes”, aprovechó la ocasión y planteó su disconformidad.

Y, nobleza obliga, un poco en respuesta, y anoticiados de ciertos programas que no conocíamos, hicimos, en tiempo y forma, nuestra acotación en el blog. También, en la revista de papel.

Pero, y ahí está la cuestión, el disconforme (que puede serlo con razón alguna vez) “se va de mambo” y allí la cuestión pasa de castaño a oscuro. Porque lo que se busca no es una razonable atención sobre un producto sino procurar una polémica que, ahora (a la luz de los hechos), se nos antoja sin sentido. O, al menos, digna de ser ignorada.

Nos asiste el derecho de sentir sincero orgullo por lo nuestro, a 53 años del comienzo formal de nuestra función periodística; no toleramos la falta de respeto; y, al fin de cuentas, frente a los hechos (¿las palabras?), debemos preservar nuestro lugar, sin pedirle permiso a nadie para hacer lo que hacemos periodísticamente.

Por eso, podrá apreciarse que hemos modificado la modalidad para hacer conocer la opinión de quienes visitan los blogs. Sin que eso signifique impedir que ellos se manifiesten: no importa que sea coincidiendo con nosotros o que manifiesten un punto de vista distinto; contrario si se quiere.

Eso sí, a esta altura, nos permitimos manejar lo nuestro, los blogs o la revista, según nuestro leal saber y entender. Con el respeto de siempre por todas las expresiones; y, esencialmente, la propia.

LMS

No hay comentarios: