jueves, 8 de abril de 2010

MEDIOS: DE CAMBIOS, COSTUMBRES Y ALGO MÁS…

En el caso de los periodistas uno nunca sabe “si son o se hacen”. Cuando alguna circunstancia parece favorecerlos, corporativamente, hacen una desmesurada alharaca del hecho, cualquiera sea.

Por el contrario, se rasgan las vestiduras (y no hay poca acción corporativa, también en ese caso) cuando algo los contraría (o cosa parecida).

Eso sí, unos y otros (los autosuficientes cuando “les cae”; o los ofendidos, “cuando la cosa se insinúa como mal barajada”), se olvidan, a propósito, las más de las veces, cuando se trata de tener, si cabe, algún grado de “reciprocidad” con sus “colegas”, para definirlo con algún término que se utiliza cuando en realidad lo más adecuado sería hacer menciones con nombre y apellido.

No hace mucho, alguien señaló que nuestro “zapping” más que eso constituía una promoción de un programa de radio. Lo decimos claramente: se refería a “Del dicho… al hecho”, cuyos conductores y productores suelen nutrirnos de una base de datos sobre su espacio que nos placería tener en otros órdenes de nuestra cotidiana búsqueda periodística.

¡Oh casualidad!. El mismo quejoso, preanunciaba, por esos días, el inminente inicio de su propio programa, presuntamente (por entonces) en Mitre Bahía Blanca. Nunca supimos, al menos de parte del mismo circunstante, Enrique Iommi o “Quique” (no hay razón para no identificarlo) sobre el comienzo real de la “audición”. Supimos, haciendo un breve zapping, que estuvo al aire el lunes 15 de marzo, como “Nada Personal (radio)”; lo comentamos; y en un abrir y cerrar de página, pero sin que él lo informara, salió del aire de la 100.3.

Tampoco dio señales, el mencionado Iommi, dicho esto con todo respeto, de su abrupto cambio de emisora y de programa, aunque eso sea una manera de decir. Porque “apareció”, en realidad, en la misma radio (Universal, 95.5) en la que ha sido habitualmente “movilero”; y tampoco es “su” programa, sino “Un toque”, conducido por Alejandro Filippone, y que va de lunes a viernes, de 17 a 20. Casualmente, en la misma franja horaria del “debut y despedida” de “NP radio” por Mitre.

Las coincidencias harían suponer una competencia digna de las pujas televisivas de Telefé y “El 13”, en temporada alta, pero es una obviedad que hay que hacer una apelación a aquello de “salvando las distancias” y procurando que no se entienda esto como comparación entre una cosa y la otra.

Lo cierto, sí, es que Mitre Bahía “baja”, de 17 a 20, “La otra pata”, con Marcelo Zlotogwiazda, y todos mucho más felices de que así sea. Es algo, largamente, más interesante que la repetición, por una vez más, de todo lo escuchado aquí en la radio y la televisión (locales), en boca de los mismos comunicadores que suelen estar en todos lados y nunca se sabe con qué camiseta juegan su partido porque está todo muy mezclado, por cierto.

Eso sí, cualesquiera sean los medios a quienes representan, a no pocos periodistas y animadores (de los cuales, ¡cuidado!, no todos son periodistas) se los vio o escuchó desde la flamante Casa de Bahía Blanca en Buenos Aires. Hicieron la cobertura de ese evento, no poco trascendente, es cierto. También, después, como parte integrante de la “invitación” (eso suponemos al menos), lo hicieron después desde el Alvear Palace Hotel. Interesante la convocatoria, no cabe duda, porque no todos los días la ciudad concentra a alguna de su gente en la ciudad donde, al menos en Argentina, “atiende Dios”, además de estar, felizmente, en todas partes.

Ahora, no sea cosa que andando los días y pasada la euforia, menudeen las críticas sobre porqué se hizo el cocktail en uno de los más jerarquizados y costosos hoteles de la Ciudad Autónoma; o se dé rienda suelta a las “averiguaciones” insidiosas, sobre gastos, costos, aportes y afines del funcionamiento y financiamiento de esa “embajada” bahiense en la ciudad capital de la república. Porque los mismos comunicadores que pueden llegar a criticar, aparecían muy ufanos; sueltos de cuerpo; y disfrutando del momento, según se vio en cámaras. Y, además, los había de diversos órdenes, pero claro, no todos los que son. ¿Está claro?.

Pero hay más, que tiene que ver con los medios; las nuevas fuentes de trabajo (aunque por lo común siempre para los mismos); y una oferta que es creciente, como si la nueva ley hubiera abierto alguna canilla para dejar fluir nuevos cauces para la comunicación.

Se dice, uno nunca sabe qué cosa termina siendo tal cual la han promocionado, no pocas veces con bombos y platillos, de nuevos canales “de aire” en la televisión lugareña. A los clásicos “9” y “7”, se sumarán (estarían en prueba en algún caso), los canales 5, 11 y 13.

En el 11 estaría el Canal 7 (la televisión pública), de Buenos Aires que, según algún indicio, incluiría también algún noticiero local. Esa señal estaría regenteada aquí por el empresario Emilio Turcumán. El 13, por ahora emitiendo video clips, respondería a la conducción de Diego Salvadori (Continental Bahía). Y el 5, en tanto, estaría a cargo de Ariel Biagetti. Por lo que se aprecia, el espectro televisivo se vería ampliado notoriamente. ¿Ofrecerá nuevas alternativas o será más de lo mismo?.

Para el cierre una acotación que no podemos soslayar, si de medios se trata: ¿hay necesidad, acaso, desde lo periodístico, de “hacer leña del árbol caído”. Está bien no silenciar la verdad de un hecho. Está bien investigar; ahondar en un tema. Después de eso, como erigiéndose en jueces de la conducta ajena, ¿vale acaso tanta obstinación en contra de alguien?. A buen entendedor…

2 comentarios:

Quique Iommi dijo...

estimado colega. Primero, no soy quejoso sino que pienso que tú blog era o es tendensioso.
Segundo: expliqué al aire porque me fui de mitre. Lamentablemente cosas ajenas a mi persona,.
Tercero: lamentó mucho que no estés al aire pero no por eso tenés que decir que todos están más contentos porque sloto está al aire y yo no,haces pensé que apoyabas el periodismo local.
Cuarto: sí es cierto lo de los canales, y yo voy a estar en el 11! Pero no doy publicidad para no enojar a nadie.
A buen entendedor....
Quique

REVISTA DE CAFÉ dijo...

Realmente, el "quejoso" no ha entendido el espíritu de la crítica, pues elude responder aquello que le compete, si se considera "comunicador". O lo que es peor, cree que toda la ciudad está pendiente de escucharlo todos los días.
Si alguien busca un espacio, no se entiende que, a dos semanas, se vaya por causas ajenas a su persona.
Apoyo al periodismo local, ¡vaya si lo hago!. Pero estoy totalmente en contra de su corporativismo, como así de la falta de identidad que distingue a muchos de sus protagonistas de hoy en día.
¡Claro!, y esto lo admito, me separa, del nuevo periodismo, medio siglo más en el ejercicio del oficio. Por eso, mi blog, "tendencioso" (con "c" y no con "s") le permite a otros expresarse.