lunes, 28 de junio de 2010

¡MÁS DE LO MISMO…!

Parece redundante, pero “es lo que hay”, o “lo que se hace”, en la ciudad en la que, quiérase o no, no se sale de encasillamientos de larga data.

Una entidad, auspiciante de no pocas producciones mediáticas, celebró su aniversario. Y no sólo desde allí se habló de una prosperidad y un crecimiento que no están precisamente a la vista (mucho menos al alcance) del hombre común de la calle, sino que, como suele ocurrir, tuvieron su turno las distinciones a los periodistas.

¡Oh, casualidad!, no modificaron demasiado (nada, sería la más clara definición), lo que va repitiéndose, sin solución de continuidad, a través de los tiempos. Los reconocimientos llevan implícita, casi naturalmente, la obsecuencia con determinadas líneas periodísticas.

¿A qué viene esto?. La misma institución, que no es precisamente una ONG o un ente vecinalista, sino una empresa de negocios, respalda publicitariamente a quienes después también distingue. Con alguna honrosísima excepción, si se quiere.

Jóvenes (o no tanto) periodistas verían alguna fórmula de estímulo si, a la hora de entregar ciertas menciones (no importa demasiado en qué consistan), quienes las otorgan miraran un poco (no demasiado) en derredor, no sólo de sí mismos. Hay esfuerzos que van más allá de lo que parece, por naturalmente común: ¡están, son, valen!. Pero claro, no están a la vista de quienes, recurrentemente, optan por hacer, en todo caso, “más de lo mismo”. ¿O no?.

No hay comentarios: