sábado, 30 de junio de 2012

DISCRIMINACIÓN EN LA PUBLICIDAD INSTITUCIONAL DEL ORDEN OFICIAL


La capacidad de asombro frente a las cosas que pasan no sabe ni de tiempos, ni siquiera de circunstancias y tampoco de cuántos años se lleven en el ejercicio del oficio periodístico.

Es bastante habitual que cuando empieza la temporada alta de los medios (allá por marzo) se procuren, al menos en aquellos que son alternativos (y en programas que se emiten a través de ellos) ciertos auspicios  ”oficiales” que suelen ser un buen complemento para algunas producciones.

Se sabe, y uno tiene su experiencia propia en la materia, por haber ejercido funciones públicas en disímiles épocas, que es casi una obviedad que los municipios “arreglen” una pauta que se dice fundamental (y habría que ver hasta dónde lo es; y cómo es, además, el sometimiento de jefes comunales a esa oferta, muy conocida, con determinados medios.

Casi estaría de más decir de qué medios se trata por aquí y qué agencia maneja ciertas partidas que emergen de la administración municipal de Alsina 65. Hay quienes han formulado reiteras quejas acerca de ese tratamiento discrecional de los dineros “de todos y todas”, cuando de la publicidad municipal se trata.

Aún así, ilusos, no son pocos los que acuden al gobierno municipal y también al cuerpo deliberativo (situados a ambos lados de la Plaza Rivadavia) esperanzados en obtener aunque más no sea una mínima cuota de “publicidad institucional”.

Semanas atrás, previa consulta al titular del HCD lugareño, Carlos Moreno Salas, hemos presentado, en nuestro caso, una propuesta”, que involucraba a LA TRASTIENDA DE BAHÍA, por un lado; y a sitios digitales por otro, con el agregado, nada desdeñable, de un producción de radio pautada para emitirse de lunes a viernes, en la franja horaria de 9 a 2.

No fue algo casual, porque se siguieron los carriles normales para estos casos.

Sin embargo, no fue normal la respuesta (en rigor no la hubo en ningún momento), pese a haberse hablado con el responsable directo que, examen previo de las partidas, debería ser el que diera su conformidad para la oferta o bien la modificara según las ci8rcunstancias.

¡Oh, sorpresa o no tanto!. Realizada finalmente la consulta ante la oficina respectiva, todo lo que pudo deducirse es que “ya no hay partidas”, pese a que sólo ha transcurrido la primera mitad del año, que se completará este sábado (30).

No obstante, no sería esa la única  “sorpresa”, porque había, subyacente, una “media” más.

Hecho el requerimiento, bloque por bloque, a las seis bancadas del cuerpo parlamentario, en este caso específicamente para la misma producción radial, la respuesta, este viernes (29) fue negativa. Hasta allí, una cuestión sólo opinable, porque no habría (y lo sabemos) una obligación, o algo compulsivo, que descartara el “no”.

Pero lo extraño del caso es que se ha argumentado que, para la “concesión” de una determinada pauta (al menos a producciones alternativas; porque hay otras que parecen sí gozar de absolutos privilegios), se exige algo así como cierta unanimidad de criterio: o la hacen todos; o no puede hacerla ninguno de los bloques.

Si esta terminante definición está fundada en algún hecho normativo que determina que la cosa sea tan así, eso estaría poniendo en evidencia una falta de independencia, en la actitud, que no puede menos que superar todo lo imaginable.

Si detrás de una cierta uniformidad hay alguna “mano negra”, que señala una evidente discriminación, para que determinados medios (que obran en conjunto y producen finalmente algo en común) no reciban ningún tipo de “respaldo”, es algo que sería bueno fuera aclarado.

Y como al comienzo citamos no sólo al parlamento del “Pago Chico”, sino a la administración comunal propiamente dicha, no estaría de más apuntar que el intendente interino (al que conocemos largamente, porque pertenece a un lugar de la región en el que hemos trabajado a través de cuatro décadas),  “no sabe, no contesta”, ni por lo propio ni por vía de su secretaría privada. Así son las cosas, mientras proliferan los auspicios “para cualquier cosa” en algunos medios de privilegio.   

No hay comentarios: