domingo, 4 de septiembre de 2011

EL RETORNO DE ROMINA GIUFFRÉ EN EL AIRE DE MITRE



Pasaron dos semanas, nada más, pero pareció más tiempo. Entre medio, hubo sucesos, como suele ocurrir, de toda naturaleza. Y recurriendo a su poder de síntesis Romina Giuffré condensó todo en los minutos dedicados a la apertura, donde resume hechos y protagonistas y anticipa lo que ofrecerá en los tres bloques bien definidos que vienen después.

Lo cierto es que PALABRAS CLARAS, volvió este sábado (3), al aire de Radio Mitre Bahía Blanca, tras dos sábados en blanco, por esos imponderables que nunca faltan y que, quiérase o no, imprevistos o esperados, están más allá de la mayor y mejor buena voluntad de todos, la conductora del exitoso programa sabatino incluido.

Si bien la tragedia área de pocas horas antes en Chile o el lamentable e imperdonable cierre del caso Candela generaron atinadas reflexiones de Romina, hubo espacio también para sintetizar el espíritu de un acontecimiento íntimo (de la familia de PALABRAS CLARAS online), que se proyectó a cuantos son seguidores del periódico digital que cumplió dos años de existencia el primer día del mes de la Primavera.

Un repaso a gente que ha estado cerca (colaborando) y a cuantos cotidianamente eligen esa página periodística de excelencia, leyendo sus comentarios, fue la expresión de agradecimiento de la editora del sitio (y de quien elabora constantemente sus contenidos), fue el elocuente testimonio de cómo unos y otros (los que lo hacen y quienes lo siguen) están estrechamente ligados. Sumándonos, a unos y otros, nos adherimos al “festejo” del periódico.

La música, en la versión de este sábado, en PALABRAS CLARAS, tuvo especiales connotaciones. Porque, como es costumbre, enlazó con el tema que le antecedía o le seguía durante las tres horas. Y tuvo, esencialmente, una presentación que no se circunscribió al anuncio de títulos e interpretes, porque ese es uno de los sellos distintivos del programa.

Un imponderable (problemas en el mecanismo de enlace) impidió esta vez algunos contactos telefónicos que estaban previstos, obligando a la producción y al operador habitual (Efrén González) a un esfuerzo suplementario. Columnistas habituales quedaron postergados para la próxima; e invitados, como el doctor Eduardo Laura; la periodista Gabriela Venegas (jefa de prensa de Villarino); y el diputado nacional Juan Pedro Tunessi, tendrán “reprogramadas” sus intervenciones.

Sin embargo, los convocados al piso ayudaron a minimizar el inconveniente y le dieron a PALABRAS CLARAS un “toque” especial. Porque Néstor De la Iglesia estuvo largamente, pese a otros compromisos que tenía el sábado, entre Monte Hermoso y “su” Punta Alta, para desgranar, en una amena charla, pasado y presente de su trayectoria periodística (como prestigiosa figura de Canal 9), sin descartar futuro; y para explayarse, porque para eso Romina se “pinta sola”, vivencias de lo que es, simplemente, su vida; su relación; su exquisita personalidad (no por nada es hincha de Racing, algo que es como una “marca” que lucen los “académicos” de alma). Excelente, sin duda, el reportaje, a tono con el entrevistado.

Y si los diálogos con políticos suelen ser, no pocas veces, altamente aburridos, por la saturación de lugares comunes, la presencia de Raúl Ayude (actual edil) y de Marcela Palmucci, ambos candidatos por Integración Ciudadana, para el 23 de octubre, dijo que, contra la norma, también pueden ser sumamente interesantes. Por Raúl y Marcela, saliéndose del “libreto” e impulsados por las ocurrentes preguntas de Romina, dijeron “todo”, para completar un programa sumamente ameno.

Por aquello que puede ser un estímulo para sus deseos de superación constante, la consulta habitual de la conductora, tuvo, cuando el sábado estaba ya entrando en la penumbra ostensible de la noche, la respuesta más terminante y halagadora. “¡Sí, Romina, fue un programa muy bueno!”. Objetivo cumplido, una vez más.

No hay comentarios: