domingo, 24 de febrero de 2013

DOS BUENAS, DESDE LOS BUENOS AIRES…


La “Deportiva” del matutino porteño “La Nación” no ha sido, lo que se dice, pródiga en menciones de Olimpo, aún cuan do se codeaba con los mejores, en el fútbol de AFA. No lo es, en rigor, con “cosas” que tenga que ver con el interior.

Más bien, y esto es palpable, prefiere dedicar espacios al polo, al rubgy, eventualmente al tenis, lo cual no está mal, obvio…

Por eso, resulta altamente reconfortante la contratapa del suplemento deportivo de este domingo (24).

Gastón Saiz, La Nación
Ha sido un verdadero placer leer el comentario tan bien elaborado por Gastón Saíz y que a toda páginas (la 12) ofrece bajo el título “Espil, el escopetero que no envejecía”.

Saíz relata lo ocurrido el pasado viernes (22), en el legendario estadio “Osvaldo Casanova” con todo lujo de detalles y con una noble reseña (no es común la precisión de la “data”) del gran homenaje que se tributó a Espil, como reconocimiento a su notable trayectoria y ha su indiscutido don de gente.

La nota está ilustrada con fotos que son gentileza de guillegiagante.com, con dos enfoques singularmente excepcionales. Tanto que, de paso, aprovechamos para  repasar ese excelente sitio digital con imágenes realmente imperdibles.

¿Lo de “La Nación”?. Para atesorar ese “suple”.

Siempre nos gustó “Sensación térmica”, que va los domingos, desde temprano y hasta las 10, por Radio 10. La conducción de Adrián Noriega le aporta dinamismo, frescura y, aunque apele al repaso de los diarios, lo hace de manera muy espontánea y atrapante. Los demás temas, ídem, como también el contacto con la audiencia.

Este domingo (24), en el espacio que dedica a “más allá de la Avenida General Paz”, o lo que es igual a pasar revista, comunicación de por medio, a ciudades y pueblos de esta Argentina tan cautivante, habló con Eduardo Serralunga, desde hace una pila de años residente en tierras neuquinas, aunque es nativo de nuestra ciudad, donde muy joven ejerció el periodismo, bien es cierto que lo perjudicó la “portación de apellido”, por esas cosas que desde siempre empequeñecen la función informativa por estos lares.

Adrián Noriega, Radio 10

Eduardo, en el diálogo con Noriega, hizo una postal sobre Centenario, localidad distante apenas unos 15 kilómetros desde la capital neuquina… y un lugar muy caro a nuestros sentimientos, como que atesora, en sus entrañas, a un ser al que quisimos, queremos y seguiremos queriendo, más allá que se fue a los cielos en 1989. El “racconto”, muy ajustado a la capacidad de retener recuerdos que ha distinguido, por siempre, a quien, en lo periodístico, no tuvo la suerte de “ser profeta en su tierra”.

No hay comentarios: