miércoles, 30 de diciembre de 2009

LOS MEDIOS, A FIN DE AÑO


No puede suponerse que a fin de año lo que fue de una manera sea de otra, en lo que toca a los medios. Quien mantuvo una determinada rutina en doce meses la prolonga cuando el ciclo llega a su término. Y lo que puede ser peor, alterna después, en los meses de verano, con propuestas que van desde lo turístico (emisiones continuadas o flashes desde los lugares estivales) a los menos complicados (y no pocas veces tediosos) programas musicales.

Es decir, nada nuevo por aquí; muy poco diferente por allá. Con alguna mezcla, eso sí, del ruido de algún deporte mecánico (¿los midget acaso?); o la emisión de alguno de los festivales propios de la época veraniega.

Ni lo que está terminando ni aquello que se avecina está exento de caer en los lugares comunes. Por caso, el último domingo0 del año (día 27), la propuesta de la tarde en la radio que se considera líder, se hizo una especie de clásico del domingo pero no deportivo. ¿En qué estuvo la diferencia, para que fuera sólo más de lo mismo?. En que a cambio de hacer preguntas sobre equipos y/o jugadores de fútbol, en no pocos casos se consultó a los oyentes que “siempre se prenden” con sus llamados, sobre conductores de programas de radio. Peor el remedio que la enfermedad. Porque la cosa derivó, por momentos, hacia lo deportivo, con una suerte de “lo digo o no lo digo”, que deslució totalmente lo que ocupó toda la tarde. Para el olvido, casi.

El sábado (26), en un programa que despedía (en AM 840) el año que se va y que quiere tener visos de informal, pero no lo logra ni ahí (porque es estructurado por demás), cerraron la secuencia del entrevistado mensual, diciendo que habían hablado con la flamante diputada nacional Virginia Linares, que sabe responder y de eso no caben dudas. Nadie, sin embargo, les advirtió que la legisladora, a esta altura, lleva ya cumplidos los dos primeros años de su mandato.

¡Excelente!. De eso no caben dudas. Y nos referimos a las notas testimoniales que ha ofrecido últimamente Canal 9 de la ciudad. La que hizo Andrea Romero, sobre el Hogar Don Orione (como aquellas que elogiamos, de Fabiana Úngaro), realmente conmovedora. Por bien hecha y por la trascendencia de la obra reflejada. Igual reconocimiento merecen las notas culturales, de las cuales como “homenaje a artistas locales”, hubo un racconto este miércoles (30). Ojalá sigan así en el Año Nuevo. Enaltecen al medio; motivan a la gente.

“De madrugada”, prolonga su vigencia. Ya no recordamos, mayormente, si alguna vez lo elogiamos. Lo que hace Mario Galeani, más allá de la una de la madrugada es sumamente valorable, en toda su dimensión. ¡Un 10!.

No lo decimos sólo nosotros. Alguna vez, incluso, no nos gustó, de más joven, porque aparecía, por efecto del impulso de su edad, demasiado “agrandado”, para usar un término entendible. Con la experiencia que van confiriendo los años en el oficio, se ha hecho más mesurado, sin dejar de ser inocultablemente dinámico; de buena repentización; y, lo que es más importante, con conocimiento de causa. Nos referimos a Sergio Donati, que hace “Tres líneas”, por el Canal 4 de Bahía Visión Color (los lunes, a las 22). Allí lo acompañan Marcelo Rapetti Y Ariel Laruina.

Algo por cierto interesante, que hemos visto a través del año. Se titula “Hóckey extremo” y ha sido un resumen de toda la actividad de esa disciplina deportiva en pleno ascenso en la ciudad. Imágenes de los partidos y buenos reportajes han caracterizado esa producción, que se ve por Canal 4 de BVC.

Cerramos el resumen, resaltando el programa de radio más notorio del año: “Del dicho… al hecho”, que cerró tempranamente su ciclo, fue de lo mejor que se escuchó en frecuencia modulada en la ciudad. Iba por La Red, en el nada común horario de las 14 (muy poco periodístico). Sin embargo, se distinguió por sus notas de alto impacto. Sus conductores, Carlos Guardiola y Cristina Garbiero, sin duda, volverán con las pilas bien cargadas en marzo. No sabemos, todavía, en qué sintonía y en qué horario. Sí que lo harán con todo su empuje y toda la calidad.

No hay comentarios: